¿Pueden los diabéticos tomar probióticos?

No hay evidencia que sugiera que los diabéticos no deben tomar probióticos.

La diabetes es una enfermedad autoinmune que compromete la producción de insulina del cuerpo. La diabetes tipo uno (diabetes insulino-dependiente) generalmente ocurre en personas más jóvenes y representa menos del 15% de todos los casos de diabetes. La diabetes tipo dos (diabetes resistente a la insulina) es mucho más común y tiende a afectar a personas mayores de 30 años.

Si usted, o uno de sus clientes, es diabético y tiene alguna duda sobre si algún complemento alimenticio natural es adecuado, siempre debemos aconsejarle consultar con su equipo médico. La salud de las personas con diabetes varía, y la afección a menudo acompaña a otros problemas de salud más graves.

Sin embargo, hasta la fecha, no ha habido ninguna indicación de que las personas con diabetes deban evitar tomar probióticos. La investigación sobre los probióticos y sus efectos en pacientes con diabetes sigue siendo relativamente escasa, y en particular hay muy poca investigación sobre el uso de probióticos en personas con diabetes Tipo 1 (dependiente de insulina), pero hasta ahora no se han obtenido resultados que indiquen que los probióticos no deben ser tomados por personas con diabetes Tipo 1 o Tipo 2.

Los diabéticos necesitan ser conscientes de cualquier azúcar natural o añadido que pueda estar presente en algunos suplementos probióticos, por ejemplo, en algunos probióticos que también contienen prebióticos (conocidos como simbióticos). Aprenda más sobre los simbióticos leyendo: ¿Qué son los simbióticos? en el Laboratorio de Aprendizaje de Probióticos. Los prebióticos como los fructooligosacáridos (FOS) no tienen un valor calorífico significativo y no son digeribles, por lo que no influyen en los niveles de azúcar en la sangre y, por lo tanto, no necesitan ser considerados por los diabéticos. Sin embargo, en los suplementos que contienen grandes cantidades de prebióticos, a veces se agrega fructosa para asegurar una distribución uniforme de bacterias y fibras prebióticas, y para ayudar a que el suplemento se disuelva cuando se agrega a líquidos. La fructosa es un azúcar, por lo tanto, los diabéticos pueden necesitar tener en cuenta esto en su ingesta diaria de carbohidratos, especialmente si toman varios suplementos al día.

Puede leer más sobre la diabetes y los probióticos aquí:

Dos nuevos estudios respaldan los probióticos para la diabetes

¿Pueden los simbióticos mejorar los síntomas de la diabetes gestacional?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.